Hacienda Horizonte - Utuado, Puerto Rico


Si de festivales hablamos, Puerto Rico te ofrece una gran variedad de fiestas en diversas fechas del año. El pasado 25 de junio de 2016 se celebró el festival "Larga Vida". Me atrevería a mencionar que quizás era uno de los más esperados en este año. Más que ser un festival donde los fondos recaudados serían destinados a Vox Forte Alliance, la emoción para muchos de los visitantes se amparaba en la ilusión de poder ver al cantautor Robi Draco Rosa.

El festival Larga Vida fue propulsado por Draco con el motivo de celebrar su cumpleaños y el haber vencido al cáncer en dos ocasiones. Será la primera vez que Robi abrirá las puertas de su Hacienda Horizonte para tantas personas. 

Mucho es lo que se comenta de la planificación/organización y ofrecimiento en el festival. Eso lo dejo a los expertos críticos. Yo me centro en resaltar lo que me parece agradable y positivo. 






Una vez entre al terreno que le pertenece a Horizonte, sentí una vibra positiva y no hablar del fresco y limpio aire del que podía gozar. Sin duda, siempre Utuado me hace sentir como en "casa". La simplicidad del lugar me hacía recordar que las riquezas de las cosas no está en lo material, sino en las experiencias, vivencias y en los paisajes naturales que la vida y el universo nos ofrece. 






El festival iba dirigido a la educación de cómo conseguir una vida saludable y todos los recursos que se encontraban estaban orientando al publico sobre cómo obtener una estilo de vida positivo para nuestra salud y cómo cuidar nuestro medio ambiente. 


Para mi fue impresionante ver como las personas hacían largas filas para poder comprar el café que se cultiva en la hacienda. La temperatura te invitaba a ducharte cada 5 minutos con agua helada, pero aún así las personas mantenían el afán de darse su buen "shot" de café Jíbaro Vanguardista. 

A parte de todos los ofrecimientos lo que verdaderamente me emociono hasta las lágrimas fue ver a varios actores que con sus movimientos joviales caracterizaban graciosos payasos. Sus rostros sudados y sus maquillajes regados, no eran motivo de desánimo pues lograban "enganchar" con alegría a quienes allí se encontraban. 




Fueron muchas las personas que no pudieron entrar al festival, pero entiendo que el objetivo del mismo se cumplió.

¡Larga vida para Robi!


P.S. En mi página de Facebook dos payasitas muy coloridas dejaron un saludo para todos los nómadas que me leen. 
¡Hasta luego!
Nómada en mi país

Comentarios

Publicar un comentario