Museo Monumento El Cemí

Por fin llegaron las vacaciones que tanto estábamos esperando. Una semana que es perfecta para desconectarnos del ajetreo del trabajo y los estudios. Como tenemos tanta energía, el cuerpo nos pide salir a conocer lugares y pequeños rincones de nuestra islita. Claro esta, también separaremos un día o quizás dos para mimarnos, reflexionar, leer un poco (terminar dos libros que tengo sobre la mesita de noche) y recargar energías para recibir a nuestros estudiantes con una sonrisa y llenos de positivismo. 

El itinerario de esta semana se ve y esta cargado y espero poder cumplirlo por completo. Por supuesto que también dejé espacio para dejarme sorprender en medio del camino. Los que me conocen saben que me gusta tener todo organizado, pero eso no significa que no me dejo sorprender y es esto justamente lo que andamos buscando, ¡sorprendernos!. 

Despertamos y rápidamente busque la lista de los lugares que deseaba visitar durante esta semana. Nos arreglamos y salimos en busca del Monumento El Cemí. Sabiamos que se encontraba en el pueblo de Jayuya, pero hace mil años que no visitaba el pueblo, así que no tenía idea de lo que me iba a encontrar. Activamos el google maps del celular y nos pusimos en marcha. Lo mejor de todo esto, es que todo el viaje estaba rodeada de verdor. Google maps nunca me envió por carreteras donde la pelota de cemento fuera el foco central. 


Llegamos a nuestro destino, pero debo admitir que me desilusione a primera vista. Me llené de prejuicio antes de entrar y ya estaba lista para poner un sello ¡NO REGRESAR!. Estaba esperando algo más, no sé qué exactamente pero quería ver algo más.  Pagamos $1.00 en la entrada y realizamos nuestro recorrido. El estar allí no me causo algún sentimiento (contrario al estar en el Tibe y en Caguana), pero el ver las fotos de los lugares donde han encontrado huella taína, ver los instrumentos que han encontrado y leer la poca información sobre para qué lo utilizaban, esto me causo mucho sentimiento. Como siempre, comencé a imaginar cómo hubiese reaccionado yo, si fuera el arqueólogo encargado de estudiar algo en particular que guardara relación con nuestros taínos. 

El amar a tu patria, es también amar su historia, su pasado. El mismo que en ocasiones no es contado con claridad. Quizás soy ignorante al tema, pero me gustaría que nuestro país sintiera más orgullo por quienes fueron los primeros que habitaban esta pequeña isla. Me encantaría que el currículo de Historia (Estudios Sociales) se re-evalué para así brindarnos la verdadera historia de nuestros taínos. Conocer la historia de una manera parcial y como realmente sucedieron las cosas. Porque sé que sí tienen mucha información valida que pueden enseñarnos. 

En cuanto al Museo Monumento El Cemí, fue construido en el 1989 y su estructura tiene forma de un cemí (representación de las divinidades taínas). Esta ubicado en los terrenos del Centro de Desarrollo y Trabajo en el Barrio Coabey en el pueblo de Jayuya. Esta abierto al publico de lunes a domingo pero es este ultimo el día que no tienen guías. En la entrada al museo te encontrarás con una señora muy amable quien cobre la entrada. Se me escapó el detalle si el costo es el mismo para niños, pero entiendo que sí. 

El monumento esta ubicado en un área que te permite tener una excelente vista para tirar fotos. Adicional a esto, a solo pasos de la estructura se encuentra una tumba con restos taínos. 

Jayuya, es un pueblo hermoso, muy limpio, se podía sentir el aire liviano, puro, un ambiente tranquilo. Me encanto mucho Jayuya. Exhorto a todas las personas que visiten el pueblo que ayuden a conservarlo limpio. Recuerden, Puerto Rico nos pertenece a todos. 





                                  







                        


Fotos por: Nómada en mi país 2016
Por favor no copie ni utilice las fotos sin previa autorización de la autora de este blog

Comentarios