Una experiencia entre naturaleza

Si hay algo que me gusta, es el estar rodeada de la naturaleza y de animales. Por esto cuando supe que El Parque Forestal La Marquesa ubicado en el pueblo de Guaynabo, Puerto Rico, había abierto sus puertas, desee con todas mis fuerzas el poderlo visitar. Para mi suerte, por una razón u otra no pude visitarlo hasta este año. Decidida a no seguir esperando a que ocurriera una oportunidad, tome mi cámara y las llaves de mi auto y me dirigí hasta allí. Me pareció accesible el costo de entrada por persona y la variedad de actividades que ofrece. Mi idea era hacer el Canopy Tour, pero me encontré que era un poco excesivo el costo del mismo y el tiempo que duraba la actividad era muy corto, así que desistí de la idea y me propuse a admirar el paisaje caminando y montándome en el funicular. Desde allí pude ver las montañas que rodeaban a la Marquesa y sentir un poco de vértigo. No le temo a las alturas, pero acepto que se me revolcó el estómago por un momento al montarme. El funicular tiene un sistema en el que tienes que avanzar a montarte porque sigue corriendo y si no eres lo bastante avispado, puede que ocurra un pequeño accidente. Para saber de qué hablo, debes visitarlo y pasar por la experiencia.


Al llegar al otro lado del parque nos encontramos con el Mariposario y el aviario.  Hay una gran variedad de aves hermosas. No son agresivas, puedes acercarte y tomarte fotos junto a ellas, pero OJO, no las puedes tocar.



Sin duda el Parque Forestal La Marquesa es uno de ambiente familiar, donde adultos, jóvenes y niños caminan de un lado a otro con una sonrisa. Quizás no sea un parque de grandes proporciones y de extensas actividades, pero sí es uno donde puedes sentir conexión con la naturaleza. 












Todas las fotos fueron tomadas por: nomadaenmipais.blogspot.com ©2015

Comentarios