Diversión en la Reserva Natural de Vida Silvestre

Mis vacaciones de verano comenzaron y buscando una alternativa para compartir en familia y sin salir de nuestra hermosa isla, nos encontramos que en Puerto Rico hay muchos lugares que te conectan con la naturaleza, te ayudan a ejercitarse, meditar y sobre todo nos acerca a nuestra cultura, nos educa como pueblo. 







Esta nómada ha decidido ir tras la belleza forestar que te ofrece la Reserva Natural de Vida Silvestre en Humacao, Puerto Rico. Al llegar a nuestro destino, nos encontramos con que es un lugar abierto para el público de miércoles a domingo sin ningún costo por estacionamiento y entrada. Nos recibieron tres caritas alegres y llenas de energías que nos orientaron sobre las diferentes actividades que se pueden realizar dentro de la Reserva.  Decidimos ir a explorar el lugar caminando y observamos varios gacebos ideales para merendar, leer o simplemente estar y meditar, baños con duchas y varios quioscos donde uno de ellos te ofrece un delicioso té de Chai latte. Cuentan con servicios de alquiler de bicicletas ($7.00 c/u), bicicletas de agua ($12.00 por persona) y kayak ($12.00 por persona).


Nuestra aventura comenzó haciendo un recorrido en kayak por el estuario de la Reserva. El camino está trabajado para hacerlo en un tiempo máximo de una hora, donde hay rótulos claves de dirección e información en puntos estratégicos. En adición a esto, el personal te ofrece un mapa que debes llevar contigo para que se te haga la ruta más segura.  En realidad si estás buscando un lugar para llevar a la familia, para ir a meditar o tener un date con amigo/as o tu pareja el ir a kayakear es una de las mejores opciones.



Terminamos nuestro recorrido por el estuario y para mí siguió la diversión. Soy fanática de correr bicicleta y aprovechando que nos habíamos llevado las nuestras, nos fuimos a experimentar por los diferentes caminos que te puedes encontrar. Unos te llevan a las lagunas y otros a la playa. No es un balneario y no es muy seguro meterse al agua pues las olas pegan fuertes y por tratarse de un lugar rodeado de diferentes especies de árboles, palmas y vegetación, queda un poco alejada del resto de los spot.

  


Como si fuera poco, el universo conspiro a mi favor. Suelo ser de las personas que tienen su bucket list, pero no ando forzando el momento, sino que dejo que sea la vida quien me guié a cumplir mi objetivo. Mientras regresábamos al camino inicial, comenzó a llover y les juro que fue una de las experiencias más hermosas que he tenido en toda mi vida. Sentía la lluvia pegar mi cuerpo, mi rostro, mi visión era casi nula por la espesa lluvia, me sentía feliz y sobre todo porque tenía a mi lado al ser que más amo. Él fue participe de esa experiencia y como si fuese sacado de un libro, eso era justo una de las cosas que había añadido a mi bucket list; correr bicicleta bajo la lluvia con el hombre que amo.  - Nómada en mi país ©2015



Comentarios